martes, 21 de junio de 2011

La enramada de San Juan

La enramada de San Juan | Ilustración de JR

Otra de las fiestas típicas de la Sierra de Albarracín de épocas pasadas, hoy desaparecida, eran las enramadas de San Juan, 24 de Junio.


"Esta fiesta consistía, una vez más, en agasajar los mozos del pueblo la víspera de San Juan a sus novias o prometidas(1), obsequiándoles con arreglo a las costumbres con una enramada lo más vistosa posible, que colocaban en el balcón o en la ventana de sus casas; para ello buscaban los arbustos o ramajes de plantas autóctonas de la serranía, que fuesen las más bellas o más escasas en las proximidades del pueblo, como el boj, la yedra, el acebo, el romero y el brezo.

La madrugada de San Juan era el momento preciso para que la juventud masculina con el mayor sigilo y silencio para no despertar la vecindad hiciesen los preparativos para colocar las enramadas en los balcones de sus mozas preferidas. Las mozas, ilusionadas por la atención y delicadeza de sus galanes, esperaban impacientes la llegada del alba, para extasiarse ante la enramada por su belleza, su originalidad, o el arte derrochado por su admirador. Pues la llegada del alba era también la hora indicada para que mozos y mozas del pueblo con desorbitada alegría fuesen a lavarse la cara a la fuente de los “Clerios”, manantial existente a las orillas del camino forestal que conduce a la fuente de la portea de la Majada.

Allí se lavaban la cara, se salpicaban con el agua de la fuente entre carreras y risas, degustando al mismo tiempo la rica torta casera que primorosamente las féminas habían confeccionado el día anterior en el horno, para obsequiar al galán de sus amores.

A la salida del sol, cuando los pastores sacaban de los corrales sus ganados a pastar por campos y ribaceras, regresaban hacia el pueblo, entonando alegres y bravas jotas, acompañadas por la música de laúdes y guitarras, rompiendo con embeleso el silencio de la mañana con su jolgorio festivo de juventud, dejándose oír en la lejanía aquellas bellas joticas que alegraban el alma con su melodía, conservando así aquella tradición que hacía honor a su raza y a su tierra aragonesa."

Fuentes

Jabaloyas: sus costumbres y sus fiestas, Frutos Aspas Rodríguez, Colección: Maita, 2. CECAL 2011
Imágenes: Blog Los Mayos de Albarracín 

Nota

(1) Normalmente se hacía entre los mozos "emparejados" en suerte durante la noche de los Mayos, el 30 de Abril

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada