lunes, 15 de octubre de 2007

Cuento infantil: "El Agua y el Caño"


Transcribimos a continuación un precioso cuento sobre el agua escrito por un niño de 11 años para un trabajo de Preservación del Medio Ambiente cuya moraleja nos podría servir a todos de lección.

Había una vez en un vecindad un caño que lo dejaban abierto mucho tiempo y hacía correr mucho agua sin fin feliz. El caño se ponía muy triste y un día decidió abrirse sólo e hizo correr mucha agua por las calles del vecindario.

Un día muy cansado de esta acción del caño, el agua le preguntó: ¿Por qué te abres sólo?

El caño respondió: “Ya me acostumbré, los humanos me dejan abierto siempre."

Entonces el agua le dijo: “Pero no te das cuenta que me estoy desperdiciando y está llegando mi fin.”

Y el caño preguntó: ¿Por qué?

Y el agua respondió: "Hay mucha gente que me necesita"

Y el caño volvió a preguntar: ¿Por qué eres importante?

Y el agua le respondió: “Soy el elemento esencial para todos los seres vivos sin mí ellos no existirían, por mi tienen todo lo tienen y hay”

Entonces el caño se puso a pensar y reflexionar y le dijo al agua: “Tienes razón todo lo que nos rodea es gracias a ti. Sin ti, tampoco existiría yo.”

El caño le pidió disculpas al agua y desde ese momento prometió nunca más abrirse sólo y así vivieron muy felices para siempre.

Moraleja: Si los humanos hiciesen lo mismo que el caño, habría mucha más felicidad en el mundo.